Reforma de cocina rústica en Cardedeu

Reforma de una cocina clásica de una planta baja.


El reto esta vez.. estaba en una cocina clásica de una casa clásica rustica con un cariz “moderno” de planta baja en Cardedeu


La casa disfruta de unas vistas magnificas. De las “cuatro” paredes de las que está formada una habitación, dos son ventanales un lado de los cuales da al jardín. Un jardín de aquellos especialmente cuidados, plantas ornamentales sacadas de una revista de jardinería y colocadas por unas manos y un gusto especial. Todo un rincón con aromáticas comestibles. “Comestibles” porque, como el cliente dice que es muy aficionado a la cocina, las suele poner casi siempre en la mayoría de sus recetas. La fotografía que todos quisiéramos tener en nuestra cocina del macizo impresionante del montseny, está en los ventanales de la pared siguiente.



Premisas.

Contrastes fuertes, optamos por un una formica naranja y algo más suave como, una madera tipo cebrano natural que con sus vetas muy marcadas hacia un fantástico contraste con el color naranja, el resultado, la satisfacción del cliente y nuestra prioridad.


Distribución.

Al tratarse de un espacio cuadrado, optamos por: en su parte entrando izquierda (menos visible) por colocar la parte de columnas donde estaría el frigorífico, columna de horno y microondas y un mueble alto que escondía la caldera/calentador, muebles bajos en las paredes de los ventanales y en lugar de una mesa separada como seria lo habitual, creamos una península a (a 45 º) con relación a la zona de cocción, donde situamos la mesa comedor, dejando como espacio libre la pared de fondo (que pintaríamos en un color de contraste) y entrada a la cocina.


Materiales.

Los dos materiales (cebrano y naranja) elegidos, los utilizamos, cebrano en la parte de columnas y la zona destinada a mesa comedor, naranja seria para el resto de muebles bajos, para compensara el conjunto le dimos un acabado en esmalte verde pistacho a la pared que quedaba libre detrás de la mesa y unos sobres en silestone gris marengo que nos compensaron todo el conjunto.


Iluminación.

Para seguir con nuestra teoría de iluminar por zonas, en este caso optamos por una luz general con tres dowlight cuadrados grandes en el falso techo, mas otros tres independientes mas pequeños en la zona de la mesa y, dos pequeños que iluminarían la pared verde pistacho de la entrada.


Como en todos nuestros trabajos, la satisfacción del cliente por haber captado lo que el quería es nuestra satisfacción.